lunes, 1 de septiembre de 2008

SEPTIEMBRE 2008. INICIO. Introvertida y de apariencia dulce, desde que era una niña Mirta se ha criado en un internado para señoritas, alejada de su frío padre y en el que ha hecho gran amistad con la rebelde Liliana, quien constantemente le aconseja que cambie de apariencia o de lo contrario jamas conquistará a ningun muchacho pero Mirta teme a las represalias por parte de Aurora Ruelas, directora del internado, la cual mantiene informado a Alejandro Bustamante, padre de la muchacha, al tanto de todo lo que su hija hace. Incluso Aurora aconseja constantemente a Mirta para que se aleje de Liliana, a la que cree cínica y problemática pero nada puede hacer que las amigas se separen. Pronto se meten en un lío con Gastón Miranda, el sensal profesor de educación física, quien siempre se las ingenia para propasarse con algunas de las internas y esta vez lo hace con Liliana, quien le sigue la corriente para hacerlo caer en una trampa, pniéndolo en ridículo, desnudo, en las regaderas de las alumnas, quienes se ríen de él. Es por ello que Aurora llama a Alejandro y lo pone al tanto acusando a Mirta de ser cómplice de Liliana y el hombre, furioso, reclama a su hija el ser un dolor de cabeza para él desde que su madre los abandonó. Mirta asegura a su padre no ser la culpable del abandono de la mujer, de la que ella está segura que está muerta y lo responsabiliza a él. Alejandro abofetea a su hija y le advierte que si insiste en meterse en problemas y avergonzarle ante sus conocidos se encargará de reclutarla en algún lugar del extranjero, donde no sepa de ella jamás. La muchacha se desahoga con Liliana, quien le aconseja que huyan juntas después de su graduación pues quizás Alejandro desea hacer con su hija lo mismo que hizo con su esposa. Ninguna sospecha que en realidad el hombre vive con el amargo recuerdo de la muerte de su esposa y se ha negado a decirle a su hija la verdad para que ésta no sufra al saber la terrible verdad: Que su madre murió en brazos de su amante.

Aurora y Gastón han sido amantes por mucho tiempo y ella lo recibe en su habitación, donde le reclama por el suceso con las alumnas, segura de que él prefiere a las jovencitas. El ardiente hombre le hace el amor y le asegura que todo se trató de una broma de Liliana, de la que se vengará tarde o temprano pues sabe que no tiene quien la defienda, ya que se encuentra en el internado bajo la protección de un tutor desconocido ya que no es más que una huérfana. Aurora vive temerosa por no saber la identidad del protector de la muchacha y que esta solo sea una espía que los delatará tarde o temprano si descubre que se han aprovechado del puesto de ella para enriquecerle ilícitamente.

Mirta y Liliana constantemente son molestdas por Nora, una muchacha egoísta y envidiosa que mantiene amoríos con Felipe, el sobrino de Aurora, quien se encarga de asistir a la directora y tiene buena relación con Gastón, escuchando siempre los consejos de este para aprovecharse de Nora, quien se entrega a él en toda oportunidad que tiene.

En Playa Escondida, un lejano lugar turístico del caribe, Botho, un sensual muchacho responsable y trabajador ha conseguido reunir el dinero necesario para comprar la pensión de don Julián, quien con el dinero desea retirarse y aprovecha para aconsejar al muchacho de ayudar a su madre en vez de criticarla. Botho no soporta saber que su madre, la sensual Claudia, baile como stripper en un centro nocturno para hombres en vez de ganarse la vida de otra manera. Es por ello que constantemente discute con ella. Pronto madre e hijo tienen una discusuón y él le dice que ha comprado la pensión para que ambos se hagan cargo de ella y la mujer abandone su vida nocturna pero para Claudia no hay nada de malo en el trabajo que hace y asegura que no abandonará su trabajo, así como jamás revelará a su hijo quién fue su padre.

Aurora exige a Mirta que le diga todo lo que sepa sobre Liliana Luján pero la muchacha no dice absolutamente nada mientras que Liliana es sorprendida sola por Gastón, quien le asegura que la hará pagarle por el ridículo que le hizo pasar e intenta propasarse con ella pero afortunadamente aparece Mirta y lo golpea en la cabeza, poniendo a salvo a su amiga, quien le propone que escapen juntas, lejos de todo, pero Mirta teme por las represalias que su padre pueda tomar. Las amigas pronto escuchan ruidos y descubren a Aurora y Gastón haciendo el amor por lo que Lucero los filma, llenándo de terror a Mirta, quien hace ruido, por lo que son descubiertas por la directora y el profesor, quienes las persiguen hasta atraparlas y encerrarlas en la habitación del castigo, donde Liliana ha estado muchas veces por lo que la conoce muy bien. Asegura a Mirta que esa es su oportunidad para escapar.

Felipe desea robar a Aurora y pide a Nora que lo ayude para que ambos huyan lejos sin embargo la muchacha se niega pues sabe que ella no necesita ensuciarse las manos ya que posee una gran fortuna. Sin embargo pronto recibe la visita de su hermano, Joel, quien le dice que se ha gastado su herencia y están a punto de quedarse en la ruina. Nora descarga su furia contra Mirta yLiliana, a las que mete en más problemas, provocándolas. Esta vez Aurora interviene y se asombra cuando Nora le asegura saber todos sus secretos y estar dispuesta a revelarlos y desenmascararla si se atreve a castigarla. La directora enfurece y abofetea a Felipe, al que acusa de ser un traidor y corre del internado pero este es defendido por Gastón.

Alejandro se alcoholiza y recuerda cómo encontró a su mujer en los brazos de otro y les disparó, siendo ella la que resultara muerta y cómo se encargó de inculpar a ese hombre hasta el punto de enviarlo a la cárcel. Maneja por carretera y sufre un accidente por lo que su auto vuelca hasta explotar.

Don Julián cuenta a su vieja amiga Irene de las preocupaciones de Botho, sobrino de la mujer, por lo que esta acude a Claudia para reclamarle el avergonzar a su hijo cuando la vida le ha ofrecido otras oportunidades para salir adelante. Claudia se burla de su hermana, pues esta trabaja como criada cuidando la casa de vacaciones de Alejandro Bustamante y se quedó para vestir santos. Irene recuerda a Claudia que ambas ocultan un pasado y que Botho jamás la perdonará cuando se entere de quién fue su padre. Por su parte, el muchacho se encarga de arreglar la pensión con su amigo Francisco, al que conoce desde que eran niños y al que asegura que si su madre no deja la vida que lleva no tendrá más remedio que desconocerla.

Liliana logra convencer a Mirta para escapar del internado y lo hacen no sin antes entrar a escondidas a la oficina de Aurora Ruelas, donde descubren que Nora y Felipe extraen demasiado dinero que la directora ha colectado durante muchos años con supuestas obras de beneficiencia. Escapan con el resto de dinero que los ampones han dejado siendo casi descubiertas por el mismo Gastón, quien siempre ha deseado hacer suya a Liliana sin éxito y ronda su habitación dispuesto a obligarla, enterándose por otras alumnas que la muchacha se encuentra junto con Mirta en la celda de castigo.

Cuando Aurora descubre que le hace falta dinero culpa a Gastón, quien asegura que él no ha sido. Hace revisión en las habitaciones de las alumnas y no encuentra nada por lo que furiosa insiste en culpar al atleta, mismo que le jura que no por lo que Felipe, apoyado por Nora, intenta convencer a su hermana tal vez fueron Mirta y Liliana. Aurora no lo cree pues estas están encerradas bajo llave. Acude a buscarlas y se estremece al darse cuenta de que se han escapado, por lo que las maldice para luego mandarlas a buscar, estremeciéndose todavía más al enterarse de la muerte de Alejandro.

Mirta y Liliana hacen compras y la primera cambia su apariencia gracias a su amiga, descubriendo así lo hermosa que es. Toman un autobús que las llevará a la casa de playa en la que la madre de Mirta fue feliz antes de desaparecer pues la muchacha cree que ahí la encontrará y podrá volver a ser feliz estando a su lado. Llegan al lugar y son recibidas por Irene, quien da el pésame a la muchacha, la cual no comprende a qé se refiere la mujer hasta que la sirvienta le hace saber que su padre murió en un accidente y quedó hecho cenizas. Mirta desea regresar pero Liliana insiste en que es peligroso pues aunque ya no estara obligada a regresar al internado sí la acusarán de haberle robado a Aurora. La pobre Mirta corre a desahogarse en la playa y pronto siente una presencia detrás de ella. Cree que se trata de Liliana pero no es así. Quien se encuentra detrás suyo es Botho, quien pone la mano en el hombro de la muchacha y le pregunta si se encuentra bien, asustándola. Al mirarse, ambos quedan flechados. Sin embargo ella sale corriendo y al percatarse de que la muchacha penetró en su casa, busca a Irene, quien lo entera de quien es la chica en realidad y el fatal momento por el que atraviesa, mientras que Mirta no deja de llorar y está más que decidida a volver a la ciudad para enterrar a su padre a pesar que Liliana insiste en que es peligroso para las dos por lo que le suplica que solo por compasión a ella no lo haga o no diga cual es su paradero pues no quiere volver al internado.

Nora y Felipe gozan de su triunfo y son descubiertos por Gastón, quien les exige una tajada del dinero que han robado a cambio de no desenmascararlos ante Aurora, quien se siente preocupada por la desaparición de Mirta pues los medios están encima de ella y les ha dicho que la muchacha no desea dar la cara. Teme a lo que pueda pasar y entonces Gastón le hace saber que él no será su cómplice por lo que prefiere renunciar a su cargo como profesor en el instituto antes de que lo inculpen en la desaparición de la muchacha, misma que quizás pudo haber muerto junto con su padre por negligencias de la directora, quien lo acusa de ser un cobarde y lo echa.

En Playa Escondida, el joven empresario Andrés Miranda y la hermosa Rebeca Toscano se comprometen llenando de orgullo a los padres de ella, Santiago y Estela, los cuales se encuentran en la banca rota y se lo ocultan a todos esperanzados a que Andrés los salve. Sin embargo pronto Andrés conoce accidentalmente a Mirta y de inmediato queda flechado a ella por lo que le hace una visita, despertando los celos de Botho, quien se ha hecho amigo de las muchachas.

Alumnas del internado hablan con medios de comunicación sobre los abusos de Aurora y el profesor Gastón, quien se ha ido del lugar. Es Aurora la que lo enfrenta todo, desmintiendo que sea verdad y argumentando que las alumnas se han puesto de acuerdo para incubrir a Mirta, la cual escapó llevándose consigo el dinero de las donaciones a la institución, pero pronto descubre que fue el mismo Felipe quien le robó, por lo que lo enfrenta. Él le reclama el tratarlo siempre como un empleado y no como parte de su familia. Le revela el desprecio que siente por ella y entonces Aurora se burla de él, lo acusa de ser un estúpido y también le confiesa que no es su hermana, sino su madre, Vuelto un mar de locura Felipe maneja su motocicleta en exceso de velocidad y sufre un accidente en el que pierde la vida. Aurora entonces se comunica con Damián Alcázar, al que dice que el hijo que tuvo de él ha muerto. El hombre acude a darle el pésame al funeral, donde ella lo abofetea y lo culpa de todo su sufrimiento asegurando que por eso se ha ensañado con su protegida desde hace años.

Nora sufre por la muerte de Felipe y al saber que Aurora en realidad fue madre del muchacho jura que se vengará de ella. Le cuenta todo a Joel, quien enfrenta a la directora y también recuerda con nostalgia un gran amor que tuvo hace muchos años, cuando era un adolescente.

Gastón llega a Playa Escondida y pide a su hermano Andrés que lo ayude por lo que este lo emplea como director e instructor en uno de los gimnasios de sus empresas. Pronto Gastón se topa con Liliana en la calle y se esconde para que ella no lo vea. La sigue hasta descubrir en donde vive y asegura que ésta le pagará las que le hizo y será suya a como de lugar.

Irene evita hablar con Mirta sobre el paradero de su madre. Esta busca a Botho y así conoce a Claudia, la cual le dice haber conocido muy bien a su familia, dándole el pésame por la muerte de sus padres y enterando así a la muchacha que su madre está muerta. Esta cree que e smentira y exige a Irene que le diga la verdad y la sirvienta se lo confirma mas se niega a decirle las circunstancias en las que su madre murió, mientras que Claudia se las revela a Botho.

Francisco se ha interesado en Liliana y comienza a pretenderla. Ella se deja llevar por el momento y está dispuesta a entregarse a él en la playa pero el muchacho decide respetarla. No saben que Gastón los vigila y sigue a la muchacha en medio de la noche hasta sorprenderla e intentar violarla pero Francisco aparece y ambos se enfrentan a golpes para que luego el malvado ausador salga huyendo. Al llegar a casa, la muchacha le cuenta a Mirta lo que sucedió y quién fué el agresor. Se asustan y hacen maletas para huír pero tanto Irene como Botho lo evitan.

Don Julián se presenta ante Andrés para decirle lo que su hermano ha intentdo hacerle a Liliana pues él lo ha presenciado todo pero la repetina presencia de Gastón intimida al hombre, quien finalmente calla y se marcha. Es alcanzado por el malvado Gastón, quien lo amenaza de muerte por si se atree a decir algo de lo que vio. El anciano asegura que acudirá a las autoridades y se encargará de que Liliana lo denuncie por lo que Gastón lo mata sin querer de un golpazo. Asustado se escapa al centro nocturno donde bebe y conoce a Claudia, quien se siente atraída a él y ambos empiezan una amistad luego de hablar y beber, terminando en la cama. Tempranamente son descubiertos por Botho, quien echa al hombre de su casa y discute con Claudia, quien se comporta cínica por lo que él la ofende llamándola una cualquiera. La mujer lo abofetea y entonces el muchacho decide irse de casa e instalarse en la pensión, donde se desahoga con Francisco, mismo que le cuenta lo que le sucedió a Liliana, llegndo a la conclusión de que hablan con el mismo hombre por lo que se presentan en el gimnasio para advertirle que si no se aleja de las vidas de sus mujeres lo lamentará. Burlón, Gastón asegura no tenerles miedo.

Santiago y Estela presionan a Andrés para que haga negocios con el hombre pero Andrés no es tonto y sabe que la familia Toscano está en la ruina. La presión que también la posesiva Rebeca ejerce en él comienza a atosigarlo porque deja claro a todos que no se casará para salvarlos de la ruina y mucho menos si Rebeca insiste en acosarlo todo el tiempo con repentinas presencias en su oficina y encargándose de que publiquen fotos de los dos juntos en los diarios. Es por ello que Elsa discute con su hija y le pide que tenga paciencia pues cuando se case con Andrés ya podrá controlarlo, tal como hace toda mujer.

Botho pide a Mirta que sea su novia y ella acepta por lo que se dan un fuerte beso. Luego él, emocioado, le da la buena nueva a Irene, quien con tristeza le asegura que la muchacha no es para él pues es una niña rica y él no podrá darle todo cuanto a ella esá acostumbrado. Botho asegura que lo único que le ha faltado a Mirta en la vida él se lo peude dar y eso es amor. Mientras, la muchacha se lo cuenta a Liliana, quien sigue temiendo a toparse con Gastón en las calles y también acepta ser novia de Francisco. Los cuatro entonces celebran en una lunada en la playa, contemplando las estrellas hasta el amanecer.

Andrés no puede sacar de su cabeza a Mirta y Gastón le aconseja que la enamore pues si se casa con ella podrá acrescentar su fortuna ya que la muchacha es una rica heredera.

Aurora desea que Mirta no aparezca nunca pues de lo contrario será ella la que salga perdiendo ya que todos ignoran que el internado es en realidad propiedad de Alejandro Bustamante y la muchacha es su heredera universal. Comienza a recibir anónimos amenazantes y descubre que el remitente es Nora, a la que enfrenta. Intenta castigarla pero Nora le grita todo lo que sabe de ella delante de todas las internas, quienes se revelan con gran repudio contra la directora.

Rebeca arma tremendo escándalo a Andrés al grado que este da por terminado su compromiso con ella. La muchacha se lo hace saber a sus padres y Estela la cachetea.

Mirta necesita un trabajo y Botho le pide que trabaje con él en la pensión sin embargo la muchacha sabe que no puede esperar mucho de ese trabajo y junto con Liliana busca por su cuenta Pronto llegan a las empresas de Andrés, quien ve en ello una oportunidad para enamorar a la chiquilla y la contrata como ayudante de su asistente, buscando siempre un preteto para verla, mientras que a Liliana le da un trabajo en el gimnasio, donde se topa con Gastón, quien le asegura que esta vez será suya tarde o temprano. El hombre no pierde oportunidad para molestarla hasta que ella lo frena, ridiculizándolo nuevamente ahora enfrente de los clientes, quienes se alarman cuando la muchacha acusa al entrenador de ser un cerdo acosador. Esto hace que Gastón nuevamente la aceche y la sorprenda sola en las regaderas, donde de nueva cuenta intenta propasarse con ella pero la muchacha es tenaz y lo colpea fuertemente en la cabeza para salir huyendo. Él la alcanza mas logra arrojarlo a las albercas y al salir del lugar se topa con Francisco, al que se aferra y asegura que no le sucede nada.

Ernesto Quiroga aparece ante Irene para decirle que debe encontrar a Mirta para nombrarla la heredera universal de su padre. Irene le cuenta cómo la chica escapó acompañada por su mejor amiga y ante ambas se presenta el licenciado, quien le hace saber a Mirta que ella no tiene necesidad de trabajar pues es una rica heredera, sorprendiéndola al enterarla de que incluso ha heredado el internado para señoritas, propiedad de su padre. Al saber esto, Liliana cree que Ernesto debe saber quién ha sido por años su tutor y el licenciado se niega a revelar la identidad de esa persona. Sin embargo Mirta logra convencerlo amenazando con rechazar toda su herencia si no acepta revear la identidad del protector de su amiga. Es por ello que las dos chicas vuelan con el licenciado de regreso a la ciudad, donde Mirta se enfrenta cara a cara con Aurora, quien de rodillas le suplica que tenga piedad de ella y la muchacha le promete que la dejará seguir siendo la directora del internado si las alumnas aceptan y si se comprueba que ha sido sincera en el manejo de todo. Pronto la justicia descubre que no y alentadas por Nora las alumnas la acusan de los castigos a los que son sometidas por lo que la mujer va a dar a la cárcel no sin antes jurar a Mirta que se vengará de ella. Al ser encarcelada es visitada por Nora, quien le asegura que ese es solo el principio del castigo que sufrirá por todo lo que ha hecho.

Ernesto se presenta ante Damian Alcázar, a quien cuenta del interés de Liliana por conocer a su tutor. Damián no acepta que la muchacha sepa su identidad pero Liliana se presenta ante él y con llanto le pregunta porqué. Damián no tiene más remedio que enfrentar la realidad y revelarle que él es su tío y que en realidad su tutor es su propio padre, quien se encuentra en la cárcel purgando una condena por un crímen que no cometió. Liliana pregunta acerca de su madre y Damián le revela que no sabe de su paradero pues la abandonó a las puertas de la casa de su padre siendo ella una recién nacida. Es entonces que Liliana acude a la cárcel para conocer a su padre, Carlos, descubriendo así que fue el padre de su mejor amiga el que lo mandó a la cárcel, inculpandolo, y que él, Carlos, y la madre de Mirta, fueron amantes.

Inés descubre que Claudia y Gastón son amantes y asegura a su hermana que ese hombre es un malhechor que abusa de jovencitas. Claudia no le cree y sigue entregándose al hombre, el cual le hace saber que la quiere solo para el y le prohíbe volver a trabajar en el centro nocturno. Ella se niega rotundamente y él le jura que si se entera que se entrga a otros por dinero la hará arrpentirse. Claudia se lo cuenta a Inés, quien le dice que ese hombre será la horma de su zapato y el que la haga arrepentrse de todos sus errores.

OCTUBRE 2008.Santiago pide a Andrés que recapacite y reanude su compromso con Rebeca, asegurando que la muchacha estpa muy arrepentida y sufre por él. Andrés se sincera y asegura que él está interesado en otra mujer.

Liliana se porta distante con Mirta y esta le pregunta qué le sucede. Liliana le revela que por culpa de Alejandro Carlos se encuentra en la cárcel. Mirta se estremece al saber que su madre no está desaparecida, sino que fue asesinada y que fue su mismo padre el que la mató al descubrirla con su amante. Pide a Liliana que no se aleje de ella pues finalmente las dos han sido como hermanas desde que son unas niñas pero Liliana no tiene la más mínima intención de reanudar la amistad por lo que tras vender el internado, Mirta regresa sola a Playa Escondida, donde se desahoga con Irene y Botho, quien la toma en sus brazos y le jura que él la hará olvidar sus penas y la llenará de profunda felicidad. Después Mirta revela a Irene el secreto sobre el tutor de Liliana y la sirvienta se aterra. A solas reza suplicando a Dios que tenga misericordia y se apiade de esa muchacha.

Mirta y Andrés tienen un encuentro y él se atreve a besarla. Son vistos por Rebeca, quien arma tremendo escándalo y abofetea a Mirta, la cual le echa encima su bebida. La rabieta de Rebeca no llega a más pero en casa hace un berrinche que preocupa a Estela, a quien la muchacha sacude llena de histeria. La mujer abofetea a su hija para que reaccione y la acusa de ser una estúpida a la que todo se le está yendo de las manos mientras se hunden en la miseria.

Francisco se comunica con Liliana y le asegura que Mirta es una buena persona pero la muchacha no quiere tener nada que ver con la hija del hombre que le desgració la vida.

Damián recuerda cómo mandó a poner explosivos en el auto de Alejandro para vengarse por lo que le hizo a su hermano Carlos. Asegura que nunca nadie sabrá la verdad de su muerte y se encargará de hacer pagar a Mirta por el daño causado a su familia. Comienza por acercarse a la muchacha, con el pretexto de ayudarla a manejar los negocios de su difunto padre ya que ella es inexperta. A pesar de los consejos de Ernesto para que desista, la muchacha acepta.

Gastón descubre a Claudia besándose con un cliente del centro nocurno y la saca de los cabellos para luego abofetearla en la calle, asegurando que él no permitirá que ella le vea la cara. Claudia lo enfrenta y da por terminada su relación pero él no etá dispuesto a que lo dejen. Son vistos por Andrés, quien exige a su hermano que deje de relacionarse con mujeres de esa calaña y decida lo que hará con su vida pues no lo ayudará para siempre.

Rebeca sabe del noviazgo entre Mirta y Botho por lo que les tiende una trampa en la que seduce al muchacho y lo besa, siendo vistos por Mirta, quien desilusionada decide alejarse de él. Decide inscribirse en una preparatoria en la que terminará sus estudios.

Ernesto hace saber a Carlos que por órdenes de Mirta lo ayudará a salir de la cárcel y lo cumple por lo qu el hombre queda en libertad en poco tiempo para reunirse con Liliana, a la que revela a quién debe su libertad. Ambos se reúnen con Damián, quien aconseja a su sobrina que se reconcilie con su amiga pues así como Alejandro inculpó a Carlos por un error, Mirta lo libero. Liliana promete que lo hará por lo que pide a su padre que la acompañe a Playa Escondida. Carlos acepta pero enmudece cuando la muchacha le pide que ya le diga quién fue su madre y en donde está. Carlos asegura no saberlo.

Mirta se gradúa y a su fiesta acuden Botho y Andrés, quienes se disputan su amor. Botho insiste a Mirta para que vuelva con él pero ella se siente confundida pues al conocer más a Andrés cree que está enamorada de los dos. Cena con el apuesto millonario, quien le asegura que siempre ha deseado casarse con una muchacha como ella.

Liliana y Carlos llegan a Playa Escondida y se instaan en la pensión de Botho, llenando de emoción a Francisco, quien llena de besos a su amada. Es presentado con Carlos, quien sale a dar un paseo y se cruza con Claudia, estremeciéndose los dos al verse cara a cara. Ella intenta huir pero el hombre la alcanza y le dice que deben hablar. Ella se niega y huye para buscar a Inés y decirle que un hombre de su pasado ha vuelto a su vida. Inés no hace más que recriminar a su hermana por haber cometido un grave pecado en el pasado y le asegura que Botho la despreciará totalmente al conocer la verdad.

Ernesto descubre que Carlos está haciendo malos manejos en las empresas de Mirta por lo que contrata al joven investigador Israel Antúnez para que de con la verdad de sus sospechas.

Finalmente Mirta decide darse una oportunidad con Andrés, despertando esto los celos de Botho, quien busca a su amada para decirle estar seguro de que ella lo sigue amando a él. La besa y son vistos por Andrés, quien descubre que en realidad la muchacha ama a Botho mas desiste de dejarle el camino libre y jura que la hará enamorarse de él.

Liliana acude a una discoteca con Francisco y se emborracha. En los baños tiene un enfrentamiento con Gastón, quien la besa por la fuerza. Ella sale huyendo y él la persigue hasta atraparla en la playa y finalmente violarla. Se marcha tras cometer su fechoría y pronto aparece Francisco para socorrerla, dándose cuenta de lo que sucedió. Liliana se niega a hablar con él de lo sucedido y suplica que no diga nada, llena de vergüenza. Pronto busca a Mirta para pedirle que vuelvan a ser amigas y le cuenta lo que le sucedió. Mirta la alienta para que denuncie la violación pero Liliana teme a lastimar a su padre. Por su parte Gastón pide a Andrés mucho dinero para irse lejos pero este se niega a dárselo. Lo sorprende tratando de robarle y lo echa de su casa. El hombre entonces busca a Claudia y con caricias la convence de aceptarlo en casa pues le propone que vivan juntos como marido y mujer.

Irene y Carlos se encuentran y hablan del pasado. Él aegura ser inocente del crimen por el que lo inculparon y no haber estado ya en casa para cuando Claudia abandonó a Liliana a las puertas de su casa por lo que no tuvo más remedio que dejarla al cuidado de su hermano y la esposa de éste, quien murió al poco tiempo y por eso la muchacha creció en el interado desde niña, siendo él su tutor. Irene lamenta que Claudia haya provocado tanto sufrimiento a su sus hijos, enterando a Carlos de que la mujer tiene otro hijo: Botho, el cual también es el hijo bastardo que tuvo con otro hombre.

Ante su crisis financiera, Santiago decide arrancarse la vida, llenando de dolor a su mujer y a su hija. Andrés se presenta en el funeral acompañado de Mirta, a quien Rebeca corre.

Carlos y Claudia hablan del pasado y de la relación fugaz que tuvieron. Los escucha Botho, enterándose así de que Liliana es su media hermana. Recrimina a su madre, la cual es defendida por Gastón, quien golpea al muchacho y lo saca de casa de la mujer, a la que le hace el amor vilentamente. Ella le pide que se marche y él se niega asegurandole que la hará ganar mucho dinero del que los dos sacarán provecho. Pronto la comienza a prostituír.

Israel informa a Ernesto que Damián está haciendo malos manejos en las empresas Bustamante por lo que el licenciado acude al empresario para reclamarle. Damián lo niega todo y reta a Ernesto a que presente pruebas en su ontra. Ernesto jura que aspi lo hará y Damián intenta atropellarlo con su auto, en la calle, pero el licenciado es salvado por Israel, quien le pide que informen a Mirta lo antes posible. Ambos vuelan a Playa Escondida y se reúnen con la muchacha con las pruebas que demuestran que Damián la ha engañado.

Botho revela a Liliana que son hermanos y Carlos se lo confirma. La muchacha busca a Claudia para relamarle el haberla abandonado y ésta le hace saber de manera cínica que representó un estorbo para ella y que no tiene más hijos que Botho, quien de nueva cuenta la desprecia y le pide que se olvide de él para siempre. Liliana también descubre que la mujer es la amante del hombre que la violó por lo que no quiere saber de ella y sufre en demasía y se desahoga con Mirta, quien le cuenta lo que su tío Demetrio le ha hecho. Liliana se lo hace saber a Carlos, quien pide a su hermano que detenga una venganza que no le corresponde pero el hombre ya no desea detenerse. Ante él aparece Mirta para reclamarle los desfalcos que cometió en las empresas que le cumplió y Damián revela que todo siempre se trató de una venganza para destruirla tal y como su padre destruyó a su hermano y sobrina. Intercede Liliana, quien hace saber a su tío que fue él quien la destruyó enviándola a un instituto en vez de hacerse cargo de ella cuando su mujer murió. Damián no teme a nada e intenta escapar cuando escucha que la policía se acerca pero es detenido y enviado a prisión.

Francisco descubre que Gastón prostituye a Claudia y se lo hace saber a Irene, quien acude a su hermana y le recrimina el que cada día se vuelva peor. Le reclama el haber despreciado a su hija y entonces Claudia se violenta y exige a su hermana que la deje en paz y no la vuelva a buscar jamás. Irene promete que así lo hará y se marcha no sin antes hacerle saber que el hombre con el que vive y que la prostituye es el mismo que violó a la hija que abandonó. Claudia se aterra ente esa revelación y busca a Gastón para exigirle que le diga si es verdad. Él lo niega todo pero ella no le cree y busca a Liliana para pedirle que le diga la verdad. Ella lo acepta y asegura que Gastón es un cerdo que la intimidaba desde que era su profesor en el nstituto. Claudia entonces corre al hombre de su casa pero este se niega a marcharse por lo que la mujer se ve obligada a pedirles ayuda a Carlos y Botho, quienes junto con Israel lo enfrentan por lo que el hombre se marcha sin que puedan refundirlo en la cárcel pues Liliana se niega a denunciarlo por temor. 
Carlos sufre al enterarse lo que le han hecho a su hija y cuando Francisco lo sabe aude a golpear a Gastón, quien jura que nada se quedará así. Busca de nueva cuenta a Damián, quien le da dinero suficiente para que desaparezca para siempre pues no quiere volver a saber de él.

Joel revela a Nora que hace muchos años se enamoró de una mujer mayor que él en unas vacaciones y desea buscarla. Ambos vuelan a Playa Escondida, donde el hombre se encuentra cara a cara con Claudia, quien le dice que de la relación que tuvieron ella tuvo un hijo que por la edad podría ser hasta su hermano. Joel se estremece al conocer a Botho pero no le revela que es su padre.

Rebeca e Israel se conocen y entre ellos nace una fuerte atracción a la que Estela se opone pues considera que el hombre es poca cosa para su hija, a la que exige que insista en reconquistar a Andrés.

Mirta y Carlos convencen a Liliana de denunciar a Gastón y la muchacha lo hace mas su denuncia no puede proceder ya que los hechos no ocurrieron en Playa Escondida. Cuando Gastón se entera de esto, comienza a acechar a la muchacha y la sorprende sola en la pensión, donde intenta propasarse con ella pero aparece Claudia con una pistola y le dispara, hiriéndolo de gravedad. Es detenida por la policía mientras Gastón es llevado al hospital, donde se debate entre la vida y la muerte. Es el mismo Andrés quien se ofrece a ayudar a Claudia para que no sea condenada por intento de homicidio pues actuó en defensa de su hija. Por su parte, Gastón es operado y al despertar en su cuarto de hspital se entera de que la bala le afectó la columna y ha perdido movilidad en su cuerpo por lo que nunca podrá caminar ni ejercer como atleta. El hombre llora y maldice a Claudia y Liliana mas Andrés le hace ver que todo él se lo buscó. Lo entera de que lo mandará lejos, a una institución en la que lo cuiden pues él no quiere volver a saber de él.

Botho confiesa a Mirta que no puede olvidarse de ella y la desea hacer su esposa. La muchacha insiste en rechazarlo y habla con Liliana, quien la hace cuestionarse sobre lo que en verdad siente por Andrés, al cual le dio una oportunidad para olvidarse de su primer único y gran amor: Botho, con quien la muchacha se pasea y se topan con Nora, quien sabe que Botho es el hijo de su hermano y por él decide pedir perdón a Mirta por los dolores de cabeza que le causó cuando estuvieron en el internado.

En prisión, Damián piensa en cómo escapar para continuar su venganza contra los Bustamante y dejar a Mirta en la ruina. Recibe una sorpresiva visita: Aurora Ruelas, quien ya ha salido de la cárcel y le propone que se unan para destruir a la muchacha, la cual le arrebató todo lo que tenía.

Botho y Liliana se tratan como hermanos y son buscados por Claudia, quien les pide perdón y promete a su hijo que empezará una nueva vida, lejos de los hombres y los escándalos. Botho le pide que le diga quién fue su padre y ella le dice que Joel. Los dos hombres hablan y deciden comenzar una fraterna relación. Nora se estremece cuando se entera de que Botho también es hermano de Liliana, con quien decide hacer las paces.

Carlos y Estela hacen gran amistad y comienzan a tratarse a pesar de la negativa de Rebeca para que su madre tenga que ver con el papá de la mejor amiga de su peor enemiga. Como a Estela ni le van ni le vienen las opiniones de su hija, esta hace lo mismo y comienza un romance con Israel.

Claudia comienza a trabajar en la pensión dejando atrás el pasado y reconciliándose con Irene, dejando completamente atrás el pasado.

Ernesto e Inés recuerdan el pasado y lamentan que Alejandro y su esposa estén muertos pues en realidad Mirta necesita de sus padres. Por su parte la muchacha habla con Liliana de cómo da vueltas la vida pues una siempre se creyó huérfana y encontró a su padre y madre y la otra, que siempre creyó haberlos tenido, los perdió. Ambas se encuentran en la playa con sus respectivos novios, Francisco y Andrés, a quien Mirta confiesa quererlo pero no como él espera, por lo que termina su relación y vuelve a los brazos de Botho, quien le pide que se case con él. Ella promete que lo hará cuando termine sus estudios universitarios pues desea prepararse para tomar las riendas de los negocios de su padre.

Gastón va a dar a una casa de retiro en la que lo cuidarán y se sorprende al conocer a la directora: Aurora Ruelas, quien se burla de él al verlo en estado casi vegetal.

Paulino logra engañar a unos celadores para así escapar de la cárcel, sin embargo es descubierto y al tratar de huir en una patruya, es perseguido por lo que puierde el control de la unidad y vuelva en un barranco. El auto se incendia y él sufre quemaduras graves. Es llevado de regreso a una cárcel de máxima seguridad, donde se horroriza al mirarse al espejo, desfigurado.

Ernesto revela a Inés que siempre estuvo enamorado de ella más calló por temor a ser rechazado. Ella asegura que son demasiado viejos para los romances o vivir en unión libre o siquiera casarse pero pueden ser los mejores amigos. El hombre con eso se conforma.

Claudia ha encontrado la redención trabajando para Botho en la pensión, donde de vez en cuando coquetea con algún cliente. Se sorprende cuando su hijo le hace saber que se mudará a la ciudad, donde ha conseguido una beca para hacer un doctorado y maestría para así ser un verdadero hombre de negocios y ayudar a Mirta cuando se casen.

Liliana descubre que está embarazada y teme a abortar a pesar de saber que el hijo que espera es de Gastón. Francisco le propone que se casen y hagan saber a todos que el hijo que espera es de él pero la muchacha no quiere cometer el mismo error que su madre y decide tenerlo segura de que cuando crezca le dirá la verdad, sin embargo acepta ser la esposa de Francisco, quien ha ignaurado su marisquería dispuesto a volverla una cadena del mejor restaurante de mariscos.

Mirta y Liliana comienzan sus estudios universitarios recibiendo excelentes notas. En el trayecto la segunda da a luz a su hijo y continúa sus estudios hasta que llega el día en que ambas se gradúan en una hermosa fiesta en la que sus queridos Otho y Francisco están presentes, acompañándolas con sus seres queridos.

Andrés ha regresado de un viaje por el extranjero y se reencuentra con Rebeca, quien sigue soltera y trabaja en el mostrador de una tienda departamental y se muestra completamente cambiada. Ambos cenan y deciden volver a darse una oportunidad. Esto hace feliz a Estela, quien tiene esperanzas de recuperar la vida que tuvo hace años sin embargo Rebeca le deja claro que no estará con Andrés por amición, sino porque en verdad es el hombre de su vida.

Gastón muere en la residencia en que le cuidaban y en la que se descubre que Aurora Ruelas, quien es la directora, ha cometido fraudes por lo que la mujer es nuevamente buscada por la justicia. Intenta huír en un auto pero sufre un accidente que la deja inválida y bajo el cuidado de la gente a la que anto maltrató en el mismo lugar que un día dirigió. Desde allí se entera del éxito de Mirta y Liliana, a quienes maldice.

Nora e Israel comienzan una ardiente y fogosa amistad con la que Joel está en desacuerdo mas pronto no tiene más remedio que aceptar que se aman.

Claudia e Irene están vueltas locas por el nieto de la primera, quien se ha reconciliado con Liliana y logra que sus hijos sean cercanos a ella y vivan como la familia que siempre debieron ser mientras que Irene y Ernesto mantienen una tierna relación.

Botho logra tener un importante emporio hotelero gracias a su esfuerzo y al trabajo que realiza junto con Mirta, a quien pide matrimono, lo mismo que hace Francisco con Liliana, la cual junto con su padre ha tomado las riendas de las empresas que un día pertenecieron a Carlos y éste dejó en manos de Damián.

Las dos amigas, Liliana y Melisa, se casan en la misma celebración con Botho y Francisco, sellaando su amor con un fuerte beso que simboliza la esperanza que comenzó cuando empezaron a vivir lejos del internado.

FIN





© EMPEZAR A VIVIR   2008

Es un obra protegida y los derechos son propiedad de su autor.

Se prohíbe su cipia y reproducción parcial y/o total

así como su contenido con fines de lucro.

(R) 1995  (P) 2008